ENERGIA REACTIVA

La energía reactiva es la demanda extra de energía que algunos equipos de carácter inductivo como motores, transformadores, iluminarias, necesitan para su funcionamiento.

 
Esta energía "extra" puede descompensar su instalación eléctrica. La mayor parte de las cargas industriales producen este tipo de energía, conjuntamente con la energía activa.
 

Efectos negativos de la energía reactiva:

  • Costes económicos reflejados en las facturas eléctricas.
  • Pérdida de potencia de sus instalaciones.
  • Caídas de tensión que perjudiquen sus procesos.
  • Transformadores más recargados.
  • Sobrecalentamiento de la instalación eléctrica.
  • Además, esta energía provoca sobrecarga en las líneas transformadoras y generadoras sin producir un trabajo útil, y por lo tanto es necesario compensarla para optimizar sus instalaciones eléctricas.
 

Ventajas de la compensación de energía reactiva

 

  • Consigue una reducción en el coste global de la energía.
  • Aumenta la capacidad de las líneas y transformadores instalados.
  • Mejora la tensión de la red.
  • Disminuyen las pérdidas de energía.

 


En diferentes sectores, se utilizan soluciones que minimizan el impacto derivado del consumo de este tipo de energía. Básicamente consisten en la utilización de equipos diseñados para neutralizar la energía reactiva que presentan los sistemas eléctricos. Un ejemplo claro es la instalación de baterías de condensadores.

 
Además se pueden utilizar otros mecanismos para realizar seguimientos exhaustivos del consumo de la energía reactiva y poder así realizar acciones correctoras.
 
 

 

Energía y Eficiencia | info@enefi.es - 91-741-67-21